El juzgado de Vigilancia Penitenciaria denuncia graves deficiencias en el psiquiátrico de Fontcalent por falta de personal

30 de septiembre de 2006

La juez y los fiscales de Vigilancia Penitenciaria alertan de que la escasez de psiquiatras priva de la atención adecuada a los internos.

DIARIO INFORMACION – ALICANTE (RAMON FERRANDO).- El juzgado de Vigilancia Penitenciaria considera que la situación del psiquiátrico de Fontcalent es «nefasta». La magistrada de Vigilancia Penitenciaria, Monserrat Navarro, ha comprobado que algunos internos no reciben la visita del psiquiatra en un mes por falta de médicos. También hacen falta enfermeros y auxiliares. La situación es tan extrema que algunos internos voluntarios se encargan de servicios como el traslado de algún compañero -por ejemplo de un enfermo al que le falta una pierna- de un módulo a otro porque no hay profesionales para hacerlo.

Los dos fiscales de Vigilancia Penitenciaria de Alicante han analizado en un informe la falta de psiquiatras y auxiliares de enfermería. La carencia de profesionales provoca que durante determinados momentos del día no haya ni un solo psiquiatra en el centro. Los fiscales han recibido quejas de los internos -enfermos con graves problemas mentales- por el reducido número de veces que son examinados por los psiquiatras y la escasa duración de las entrevistas.

El informe de la Fiscalía incide en que el centro sólo cuenta con un psiquiatra titular que presta sus servicios entre dos y tres días por semana porque es liberado sindical. El resto de profesionales lo componen un psiquiatra interino al que le renuevan el contrato cada dos meses y otros cuatro interinos que trabajan a tiempo parcial con lo que sólo van al centro entre uno y tres días a la semana.

Instituciones Penitenciarias ha autorizado al director-gerente a que contrate hasta siete psiquiatras, pero no encuentra profesionales que estén dispuestos a trabajar en unas condiciones tan precarias.

La juez de Vigilancia Penitenciaria considera preocupante la prestación psiquiátrica que «están recibiendo los internos en un centro que es hospitalario». Monserrat Navarro aseguró que «la falta de enfermeros y auxiliares de clínica provoca que determinados servicios se presten por internos voluntarios». Un informe del psiquiátrico, al que ha tenido acceso este diario, revela que en algunos pabellones sólo hay un enfermero para asistir a 128 internos con graves taras mentales.

Un estudio de la «Plataforma para la defensa y mejora de los servicios públicos en salud mental de Alicante» incide en que los casi cuatrocientos pacientes de Fontcalent «tienen derecho a que en todas las horas del día y todos los días del año exista al menos un psiquiatra» por lo que haría falta la contratación de «al menos diez» médicos. El colectivo, que ha remitido su informe a Instituciones Penitenciarias, también vincula la falta de psiquiatras a los suicidios. El documento critica que la falta de personal provoca que las consultas de psiquiatría se reduzcan a breves minutos. «Un profesional de la psiquiatría sólo puede detectar un riesgo suicida tras una evaluación sosegada del paciente. Difícilmente puede acometer tal tarea cuando en el pasillo de la consulta tiene a quince o veinte pacientes esperando». El informe concluye apuntando que los suicidios se producen en un contexto «inasumible e injustificable». Según el análisis, los suicidios se dan en el marco de una asistencia psiquiátrica inadecuada, lo cual «no es de recibo en una sociedad democrática avanzada a cuyos poderes públicos se encomienda realizar una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos». La Fiscalía no comparte esta teoría de los suicidios.

REINSERCIÓN

Los fiscales consideran que la reinserción de los internos es un problema muy grave que requiere un análisis a fondo. El psiquiátrico penitenciario de Fontcalent encierra a doce enfermos que deberían estar en residencias civiles. Los doce internos tendrían que estar recibiendo tratamiento en una residencia de ancianos o en un hospital civil por su edad o por su retraso mental.

Los servicios sociales de las Comunidades Autónomas no se quieren hacer cargo de los internos una vez que tienen la opción de salir de Fontcalent. La Fiscalía defiende que la solución pasa porque Instituciones Penitenciarias y los servicios de salud autonómicos se coordinen para asistir a los pacientes en el momento de su excarcelación.

Fuente: Derecho Penitenciario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: