Mesa redonda: ALTERNATIVAS COMUNITARIAS AL PSIQUIÁTRICO PENITENCIARIO

07/06/2010

Día 14 de junio de 2010, a las 19 h,

Seu Universitària, Av. Ramón y Cajal, 4, Alicante.


´Tratan a nuestro hijo como a un perro´

28/10/2009

Una pareja denuncia que su hijo, que está preso en una cárcel psiquiátrica de Alicante, sufre palizas por parte de los funcionarios. “Tiene moretones en las nalgas”, revelan

LOURDES S. VILLACASTÍN / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA Una familia de Las Palmas de Gran Canaria ha denunciado ante el Defensor del Pueblo y la Justicia el trato “inhumano” que ha recibido su hijo, de 22 años y enfermo de esquizofrenia y trastorno bipolar, en el hospital psiquiátrico penitenciario de Alicante, donde cumple condena.
“Fue duro, durísimo, saber que mi hijo era esquizofrénico y que tenia un trastorno bipolar pero no vamos a permitir que le traten como a un perro”.

Juan Hernández y Fátima del Carmen Santana, padres de Rubén, un joven de 22 años internado en el hospital psiquiátrico penitenciario de Fontcalet (Alicante) desde el pasado mes de mayo, han denunciado ante la Justicia y el Defensor del Pueblo el trato “inhumano y degradante” que ha recibido su hijo hace unas semanas en el centro, dependiente de Instituciones Penitenciarias.
La denuncia fue interpuesta el 5 octubre después de que su hijo les llamase por teléfono “con voz desesperada diciéndonos que en el psiquiátrico le iban a matar”.

Los padres se desplazaron a Alicante y cuando lograron ver a Rubén en un vis a vis se encontraron con que tenía “contusiones, desgarros, hematomas en espalda, cadera, muslos y glúteos”. Sus padres aseguran que el joven no se pudo infligir los golpes porque tiene moratones hasta en las “nalgas”. E indican que en algunos se ve perfectamente la forma de un palo.

Según consta en la denuncia, el joven fue pegado con “palos” mientras tenía la cabeza tapada con una “manta”. Después, le “arrastraron por el pasillo hasta una celda de inmovilización”. Los padres relatan que los responsables del centro les explicaron que “quizá” los funcionarios se habían “excedido” con el joven. “Nos pidieron disculpas y nos dijeron que tomarían medidas”, añade. Pero los hematomas y la versión de Rubén, que según los padres “nunca ha mentido” porque no es consciente del “daño” que causa, les impulsó denunciar en el juzgado de guardia de Alicante y ante el Defensor del Pueblo.

Fuente:
La Provincia. Diario de Las Palmas.


Una pareja denuncia palizas a su hijo en el psiquiátrico penitenciario

28/10/2009

El matrimonio acusa a los funcionarios de golpear con palos al chico, que sufre esquizofrenia y trastorno bipolar, y lleva el caso al Defensor del Pueblo

LOURDES S. VILLACASTÍN Una familia de Las Palmas de Gran Canaria ha denunciado ante el Defensor del Pueblo y la Justicia el trato “inhumano” que ha recibido su hijo, de 22 años y enfermo de esquizofrenia y trastorno bipolar, en el hospital psiquiátrico penitenciario de Alicante, donde cumple condena. “Fue duro, durísimo, saber que mi hijo era esquizofrénico y que tenía un trastorno bipolar, pero no vamos a permitir que le traten como a un perro”. Juan Hernández y Fátima del Carmen Santana, padres de Rubén, el joven internado, interpusieron la denuncia el 5 octubre después de que su hijo les llamase por teléfono “con voz desesperada diciéndonos que en el psiquiátrico le iban a matar”.
Los padres se desplazaron a Alicante y cuando lograron ver a Rubén en un vis a vis se encontraron con que tenía “contusiones, desgarros, hematomas en espalda, cadera, muslos y glúteos”. Sus padres aseguran que el joven no se pudo infligir los golpes porque tiene moratones hasta en las “nalgas”. E indican que en algunos se ve perfectamente la forma de un palo.

Según consta en la denuncia, el joven fue pegado con “palos” mientras tenía la cabeza tapada con una “manta”. Después, le “arrastraron por el pasillo hasta una celda de inmovilización”. Los padres relatan que los responsables del centro les explicaron que “quizá” los funcionarios se habían “excedido” con el joven. “Nos pidieron disculpas y nos dijeron que tomarían medidas”, añade. Pero los hematomas y la versión de Rubén, que según los padres “nunca ha mentido” porque no es consciente del “daño” que causa, les impulsó a denunciar el caso en el juzgado de guardia de Alicante y ante el Defensor del Pueblo.
Este diario trató de ponerse en contacto ayer con el director del Psiquiátrico para conocer su versión de los hechos, pero no obtuvo respuesta.

Fuente:
Información.


El Psiquiátrico de Fontcalent registra dos suicidios con sólo 12 horas de diferencia

26/04/2006

Uno de los internos apareció ahorcado el lunes a mediodía en un cuarto de la limpieza y otro murió por inhalación de humo tras incendiar su celda por la noche

I. GENOVÉS/ALICANTE

El Psiquiátrico de Fontcalent vivió el lunes una de sus jornadas más negras. En tan sólo 12 horas, el centro penitenciario registró dos muertes por suicidio entre sus internos. El primero se produjo a mediodía, cuando un preso se ahorcó con el cordón del chándal. A última hora de la noche tenía lugar el segundo fallecimiento, al quemar uno de los condenados su propia celda y morir asfixiado por el humo.

El primer óbito se produjo a las 12.15 horas del lunes en un cuarto de limpieza contiguo al comedor, lugar donde trabajaba el preso fallecido como encargado. El interno M.H.G., de 42 años de edad y condenado hasta el 2015 por un delito de asesinato, se quitaba la vida al ahorcarse de una ventana con el cordón de un chándal. El cuerpo fue encontrado poco después por otro preso, quien dio la voz de alarma. Aunque los funcionarios trataron de reanimarle, nada pudieron hacer por salvar su vida.

Según fuentes de la dirección, nada hacía pensar que M.H.G. quisiera quitarse la vida. De hecho, el pasado 22 de abril había regresado de un permiso de 15 días con su familia y no presentaba ningún síntoma depresivo.

La segunda muerte se producía por la noche, a las 22.30 horas. En esta ocasión la víctima fue un interno trasladado a Fontcalent en febrero desde una prisión de Santander para cumplir una pena de un año de internamiento por un delito de lesiones. El fallecimiento se produjo al quemar J.C.R.A., de 33 años de edad, su celda.

Según fuentes penitenciarias, el joven amontonó toda la ropa de la cama y el colchón junto a la puerta de metal de la celda y le prendió fuego con un mechero. Aunque enseguida saltó el sistema de detección de incendios y todo el personal acudió a sacarlo, el preso murió intoxicado por la inhalación de humo antes de que pudieran rescatarle. De hecho, el calor había dilatado la puerta y tuvieron que descerrajarla para poder entrar.

Desde la dirección explicaron que, en los quince minutos que duró la operación, los funcionarios trataron de apagar el fuego con extintores a través de la mirilla de la puerta. Aunque el colchón era ignífugo y no ardió, las llamas se cebaron en la ropa de cama, un pantalón y un anorak que causaron gran cantidad de humo. Las mismas fuentes señalaron que el preso podía tener fuego para fumar al no presentar ningún síntoma de que quisiera quitarse la vida.

Investigación

Tras producirse los dos suicidios, la dirección del centro abrió ayer una investigación en aras de descubrir cómo se llevaron a cabo las muertes, las causas, y si se había actuado correctamente en ambos casos.

Por el momento todo indica que «el personal reaccionó de forma ejemplar», señala el director. Según el responsable del centro, Miguel Martín, ninguno de los dos internos estaban entre las personas de riesgo de quitarse la vida y nada hacía suponer que lo fueran a hacer.

Con estos dos suicidios se iguala la cifra de internos que se quitaron la vida en el Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent en todo el año pasado.

Fuente: La Verdad