Un juzgado investiga si hubo negligencia en la muerte de un interno del Psiquiátrico

06/12/2009

El reo murió al incendiarse su celda y la familia quiere saber por qué la puerta se atascó y cómo pudo prender fuego

S. ESCRIBANO / P. C. El juzgado de Instrucción 1 de Alicante ha reabierto, por orden de la Audiencia y a petición de la familia, la investigación por la muerte de un interno del Psiquiátrico de Fontcalent tras incendiarse su celda a principios de año. La madre del fallecido se ha personado en la causa para conocer las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento y que se esclarezca si hubo alguna negligencia.
“Sabemos que la puerta estaba atascada, que se metió un extintor por la trampilla y que desde fuera se intentó paliar el incendio. También que desde que ocurrió el suceso hasta que fue trasladado al hospital -donde falleció días después- pasó un tiempo, en el que puede que estuvieran asistiéndole en la enfermería del centro. Queremos que se aclaren todas las circunstancias y saber si el fuego se originó por un mechero y si de ser así funcionó el detector de metales o si se utilizó algún acelerante”, argumenta el letrado de la familia, Juan Carlos Flores. El abogado incide en que “no sospechamos nada, pero queremos saber cómo ocurrió todo exactamente y si al final de la investigación tenemos alguna sospecha, pediremos la imputación de quien corresponda”.

Tras la muerte, el juzgado cerró el caso y la familia recurrió ante la Audiencia, que recientemente ha ordenado su reapertura para que se esclarezcan las causas. Por el momento, el juzgado ya ha citado a algunos testigos y ha solicitado un informe al Psiquiátrico y el historial médico del fallecido.
A instancia de la familia, el magistrado también ha pedido tanto al Defensor del Pueblo como al juzgado de Vigilancia Penitenciaria que aporten los informes que realizaron este año sobre las deficiencias en el Psiquiátrico de Fontcalent.

En el informe elaborado por la anterior juez de Vigilancia Penitenciaria, Montserrat Navarro, en febrero se hacía referencia la falta de seguridad en las instalaciones, al déficit de profesionales para garantizar un buen control y a la carencia de un protocolo contra incendios, como también denunciaron los sindicatos días después del fallecimiento del interno. El informe se realizó en un periodo de gran tensión y malestar entre los trabajadores, pues días antes del incendio otro interno intentó estrangular a una enfermera y poco después otro quiso quitarse la vida.

En abril, el Defensor del Pueblo exigió mejoras en el Psiquiátrico por la masificación y la falta de recursos.
Estos dos informes se aportarán a la investigación que, por el momento, no ha hallado ningún motivo de negligencia, según confirmaron a este diario fuentes judiciales.

El incendio se produjo en la celda del interno, natural de El Puerto de Santa María (Cádiz), el 13 de enero, pero el herido falleció 20 días después en el Hospital General de Alicante por graves quemaduras.
Según pudo saber este diario, el incidente se agravó porque la puerta de la celda se quedó bloqueada por la dilatación de las juntas y no podía abrirse, por lo que los funcionarios recurrieron a una “pata de cabra” para poder acceder al interior y rescatar al interno, que padecía esquizofrenia y cumplía con una medida de seguridad por un robo con violencia.

Tras el incidente, los sindicatos, la Junta de Personal y el Comité Intercentros difundieron un comunicado para desmentir al director y asegurar que no existía protocolo antiincendios ni plan de emergencias ni de evacuación, además de acusar al gerente de mentir al afirmar que el colchón del interno era ignifugo, ya que el fallecido tenía quemaduras por todo el cuerpo. También rechazaron que se responsabilizara al personal al afirmar que hubo fallos en el control y señalaron que el interno fue cacheado con la raqueta detectora de metales, un sistema que no detecta en el interior del cuerpo los mecheros que se venden en los economatos del Psiquiátrico.

Fuente: Información

Ver noticia.


Aparece ahorcado un interno del Psiquiátrico Penitenciario de Alicante

15/09/2009

El fallecido llevaba 9 meses ingresado en Fontcalent y no estaba en situación de riesgo de suicidio

P. CERRADA / J. A. ORDÓÑEZ Un interno de 40 años que llevaba nueve meses recluido en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent por apuñalar 16 veces a su madre en Asturias al creer que era el demonio apareció ayer tarde ahorcado en su celda, según confirmaron a este diario fuentes penitenciarias.
El fallecido, identificado como Juan Rodríguez Romero, no se encontraba en situación de riesgo de suicidio, por lo que no tenía vigilancia permanente como otros internos del Psiquiátrico de Fontcalent, indicaron las mismas fuentes, las cuales se mostraron sorprendidas por el suceso porque aparentemente no había motivación para que se quitara la vida y el paciente estaba colaborando y ofreciendo una buena conducta en el centro.

El hallazgo del cadáver se produjo sobre las cuatro y media de la tarde, cuando los funcionarios se disponían a abrir las celdas para que salieran los internos recluidos en el módulo de oligofrénicos. Al llegar a la celda de Juan Rodríguez lo encontraron muerto por asfixia al colgarse de la ventana con la ayuda de un cable de la televisión.

El centro penitenciario dio parte del fallecimiento y se personaron en Fontcalent miembros de la comisión judicial para examinar el cadáver y ordenar el levantamiento y agentes de la Policía Científica para realizar un informe para el juzgado. La comisión judicial determinó que el interno podía llevar muerto entre treinta minutos y una hora.

La tentativa de homicidio por la que Juan Rodríguez ingresó en el Psiquiátrico de Fontcalent se produjo en diciembre de 2006 en Las Mazas, en el municipio asturiano de Morcín. En su declaración ante el juez aseguró que apuñaló a su madre, de 76 años, porque escuchó unas voces en su cabeza que le decían que debía matarla porque era el demonio.

Antes de la agresión a su madre estuvo recluido también en el Psiquiátrico de Fontcalent por haber apuñalado por la espalda a su hermano en 2001 en Badajoz, tierra de origen de la familia materna. Por estos hechos Juan Rodríguez, que atacó también a otros dos hermanos, fue condenado a cinco años de prisión.

La situación del Psiquiátrico Penitenciario ha sido objeto en los últimos meses de duras críticas de los sindicatos por la falta de personal, sobre todo de especialistas en psiquiatría para atender a los internos.


El suicidio en Instituciones Penitenciarias:

10/03/2009

Análisis jurídico de la responsabilidad de las Instituciones Penitenciarias por los suicidios que se producen en ellas.

LF Barrios Flores

I. Responsabilidad institucional

Revista Española de Sanidad Penitenciaria 2001; 3: 118-127

II. Responsabilidad profesional

Revista Española de Sanidad Penitenciaria 2002; 4: 31-38


La tensión se agrava en el Psiquiátrico de Fontcalent con un intento de suicidio

06/02/2009

6 de febrero de 2009

El preso, que fue evacuado por el SAMU en estado grave tras ahorcarse, llevaba casi dos meses sin pasar consulta con el psiquiatra y salía en libertad el próximo domingo.

INFORMACION (P. C.).- El intento de suicidio de un interno del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent que se ahorcó ayer en su celda ha agravado la situación de tensión y malestar que viven los trabajadores, que recientemente se manifestaron por la falta de medios y la “mala gestión” del director.

Fuentes penitenciarias informaron a este diario de que la rápida intervención de los funcionarios evitó que el interno consumara su propósito de quitarse la vida, aunque fue evacuado al Hospital General de Alicante en estado muy grave. De hecho, en un principio se pensó que se encontraba en estado de muerte cerebral y con la tráquea rota, aunque fuentes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias indicaron que su estado no era de tanta gravedad como se barajó inicialmente.

El interno herido ya protagonizó hace un año un episodio similar al ingerir detergente, según señalaron las fuentes penitenciarias. El suceso de ayer ocurrió veinte minutos después de ingresar en la celda y los funcionarios lo vieron desde el patio colgado con una sábana en los barrotes de la ventana y subieron a rescatarle.

Lo llamativo del intento de suicidio es que el interno, un joven marroquí de 25 años que padece esquizofrenia, tenía previsto salir en libertad el próximo domingo tras cumplir la medida de seguridad acordada por un juzgado por un robo con violencia y atentado a agente de la autoridad.

Las fuentes penitenciarias señalaron además que la última consulta del interno con el psiquiatra del centro fue el pasado 11 de diciembre, hace casi dos meses. Esta situación se repite con la mayoría de los internos, según denunciaron recientemente los sindicatos al exponer las carencias de personal el centro, especialmente el escaso número de psiquiatras para 400 personas.

Aunque fuentes oficiales restaron importancia a que el interno llevara casi dos meses sin ver al psiquiatra porque bastaba con el tratamiento indicado, lo cierto es que a lo mejor se habría detectado el riesgo de suicidio si hubiera tenido una consulta más reciente.

Fuente: Información


Muere el interno herido al quemar su celda del Psiquiátrico hace 20 días

03/02/2009

03-02-2009

P. C. El interno del Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent que resultó herido grave el pasado 13 de enero al causar un incendio en su celda ha fallecido en el Hospital General de Alicante tras estar veinte días debatiéndose entre la vida y la muerte. El fallecido, de 26 años de edad, era natural de Cádiz y su cuerpo iba a ser trasladado a esta provincia para ser enterrado una vez se realizara la autopsia, prevista en principio para ayer en el tanatorio La Siempreviva.
El interno fallecido estaba recluido en una celda del departamento de Agudos y ya había protagonizado algún incidente, lo que motivó incluso que fuera trasladado de forma temporal al Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla, según fuentes de ACAIP. Unos días antes del incendio intentó fugarse en una salida al Hospital General y los policías que le custodiaban lograron capturarle a la carrera en la calle. Durante el incendio varios trabajadores resultaron intoxicados leves porque la puerta de la celda se quedó bloqueada y tuvieron que abrirla con una “pata de cabra”.

Fuente: Información


Hallan ahorcado a un interno del Psiquiátrico

17/10/2008

P. C. Un interno del Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent apareció ahorcado el miércoles en su celda del hospital, según confirmaron fuentes penitenciarios. El fallecido no estaba en situación de riesgo de suicidio y por tanto no estaba sometido a una vigilancia más permanente. La víctima llevaba muy poco tiempo en el Psiquiátrico de Fontcalent y era conocido en medios policiales y judiciales por autolesionarse en la puerta de los juzgados y de Comisaría. El hospital penitenciario llevaba ya una larga temporada sin registrar ningún suicidio de internos.


El hombre que mató en El Campello de 16 puñaladas a su ex pareja se suicida en prisión

11/07/2008

10 de febrero de 2007
Ingresa en el Psiquiátrico de Fontcalent el hombre que mató a su pareja

El acusado declaró al juez no recordar nada del homicidio ocurrido en su casa en El Campello
El juez de guardia de Alicante ordenó ayer el ingreso en el Psiquiátrico de Fontcalent al hombre que mató supuestamente a su pareja de 20 puñaladas en su casa de El Campello. El procesado aseguró ante el juez que no recordaba “nada” de lo sucedido dos días antes en su piso, a pesar de que lo declaró a la policía cuando se entregó.
S. D. J./ ALICANTE

El juez de guardia ordenó ayer que Gerardo S.A. ingresara en el Psiquiátrico de Fontcalent acusado de un delito de homicidio por haber matado supuestamente a su pareja en su casa de El Campello el pasado miércoles, según explicaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El acusado fue trasladado a las dependencias judiciales pasadas las once de la mañana. A primera hora de la tarde, Gerardo declaró ante el juez. En su alegato, explicó al magistrado que no recordaba lo que había sucedido el miércoles por la mañana en su casa de la avenida Jaime I de El Campello. Delante de su abogada se desdijo de lo que declaró el día de los hechos ante la policía.

Gerardo se entregó a la policía de Alicante asegurando que había sido el autor de la muerte de su compañera Virtudes M.S.. Acompañado de los agentes, su abogada y de la Guardia Civil acudió a su vivienda, donde fue hallado el cuerpo sin vida de su pareja en el dormitorio.

Trastorno depresivo

Tras media hora de declaración, el juez de instrucción número 7 de Alicante, de guardia ayer, ordenó posteriormente que Gerardo fuera examinado por un médico forense para comprobar su estado mental. El informe del especialista en el que dejaba abierta la posibilidad de que Gerardo sufriera algún tipo de trastorno depresivo fue decisivo para que el magistrado ordenara el ingreso del acusado en el Psiquiátrico de Fontcalent sin fianza y comunicada hasta que se fije la fecha de celebración del juicio.

El supuesto asesino de Virtudes declaró el jueves por la tarde ante la Guardia Civil de Sant Joan para aclarar aspectos del homicidio, así como el lugar en el que escondió el arma, ya que no ha sido encontrado ni entre los restos de basura ni en el domicilio, en el que residía desde hace dos meses.

Gerardo insistía en que Virtudes le acosaba, aunque los últimos meses no constan denuncias contra ella, ni órdenes de alejamiento hacia él. Lo que sí tenían eran una relación tormentosa de denuncias por malos tratos cruzadas. A partir de ahora el juzgado de violencia de género de La Vila llevará el caso de asesinato.

Fuente: Las Provincias


11-07-2008

P. C./J. A. M. Gerardo S. A., el hombre acusado de matar a su ex pareja de 16 puñaladas en El Campello, se suicidó en la prisión alicantina de Fontcalent la semana pasada, según pudo confirmar este diario en fuentes penitenciarias. El hombre aprovechó un momento en que se quedó solo en la celda para ahorcarse con los barrotes utilizando el cinturón, entre las 14.00 y las 17.00 horas del pasado 30 de junio. Su compañero de celda se acababa de marchar a hacer un trabajo en el economato de la cárcel.

Gerardo S. A. se encontraba en situación de prisión preventiva por el asesinato, aunque también estaba a la espera de otra sentencia por los malos tratos a los que sometió a la víctima cuando convivían juntos. En ese juicio, el fiscal pidió dos años de prisión. La familia de la víctima había tenido que socorrerla hasta en dos ocasiones durante el periodo en que la pareja estuvo conviviendo a causa de las agresiones.

El crimen ocurrió el 8 de febrero de 2007 cuando la víctima fue a visitar a su agresor a casa, en el término de El Campello. Ella vivía en Villajoyosa y el homicida tenía una orden de alejamiento. El hombre la asestó hasta 16 puñaladas con un cuchillo de cocina en su casa y luego se presentó en el cuartel de la Guardia Civil para confesar los hechos. Al ingresar en prisión, al detenido se le aplicó el protocolo de prevención de suicidos. En la actualidad estaba en el módulo número uno.

Fuente: Información


El Psiquiátrico de Fontcalent registra dos suicidios con sólo 12 horas de diferencia

26/04/2006

Uno de los internos apareció ahorcado el lunes a mediodía en un cuarto de la limpieza y otro murió por inhalación de humo tras incendiar su celda por la noche

I. GENOVÉS/ALICANTE

El Psiquiátrico de Fontcalent vivió el lunes una de sus jornadas más negras. En tan sólo 12 horas, el centro penitenciario registró dos muertes por suicidio entre sus internos. El primero se produjo a mediodía, cuando un preso se ahorcó con el cordón del chándal. A última hora de la noche tenía lugar el segundo fallecimiento, al quemar uno de los condenados su propia celda y morir asfixiado por el humo.

El primer óbito se produjo a las 12.15 horas del lunes en un cuarto de limpieza contiguo al comedor, lugar donde trabajaba el preso fallecido como encargado. El interno M.H.G., de 42 años de edad y condenado hasta el 2015 por un delito de asesinato, se quitaba la vida al ahorcarse de una ventana con el cordón de un chándal. El cuerpo fue encontrado poco después por otro preso, quien dio la voz de alarma. Aunque los funcionarios trataron de reanimarle, nada pudieron hacer por salvar su vida.

Según fuentes de la dirección, nada hacía pensar que M.H.G. quisiera quitarse la vida. De hecho, el pasado 22 de abril había regresado de un permiso de 15 días con su familia y no presentaba ningún síntoma depresivo.

La segunda muerte se producía por la noche, a las 22.30 horas. En esta ocasión la víctima fue un interno trasladado a Fontcalent en febrero desde una prisión de Santander para cumplir una pena de un año de internamiento por un delito de lesiones. El fallecimiento se produjo al quemar J.C.R.A., de 33 años de edad, su celda.

Según fuentes penitenciarias, el joven amontonó toda la ropa de la cama y el colchón junto a la puerta de metal de la celda y le prendió fuego con un mechero. Aunque enseguida saltó el sistema de detección de incendios y todo el personal acudió a sacarlo, el preso murió intoxicado por la inhalación de humo antes de que pudieran rescatarle. De hecho, el calor había dilatado la puerta y tuvieron que descerrajarla para poder entrar.

Desde la dirección explicaron que, en los quince minutos que duró la operación, los funcionarios trataron de apagar el fuego con extintores a través de la mirilla de la puerta. Aunque el colchón era ignífugo y no ardió, las llamas se cebaron en la ropa de cama, un pantalón y un anorak que causaron gran cantidad de humo. Las mismas fuentes señalaron que el preso podía tener fuego para fumar al no presentar ningún síntoma de que quisiera quitarse la vida.

Investigación

Tras producirse los dos suicidios, la dirección del centro abrió ayer una investigación en aras de descubrir cómo se llevaron a cabo las muertes, las causas, y si se había actuado correctamente en ambos casos.

Por el momento todo indica que «el personal reaccionó de forma ejemplar», señala el director. Según el responsable del centro, Miguel Martín, ninguno de los dos internos estaban entre las personas de riesgo de quitarse la vida y nada hacía suponer que lo fueran a hacer.

Con estos dos suicidios se iguala la cifra de internos que se quitaron la vida en el Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent en todo el año pasado.

Fuente: La Verdad


Un interno de Fontcalent muere asfixiado tras arder su colchón

07/01/2005

07/01/2005

Un interno del Centro Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent, en Alicante, falleció en su celda asfixiado, al parecer, por el humo procedente de su colchón, al que había tratado de prender fuego. El incidente se produjo la madrugada del miércoles. Un funcionario advirtió una abundante humareda en la celda y descubrió el cadáver de la víctima, de 38 años. Aunque los colchones que se utilizan en los psiquiátricos y en todas las cárceles españolas están fabricados con un material ignífugo, los primeros indicios apuntan a que la combustión en este caso llegó a provocar un humo que asfixió al interno.

Fuente: El País. 07/01/2005


El Supremo condena al Estado por el intento de suicidio de un preso

30/10/2004

30/10/2004
J. M. L. – Madrid –

El Tribunal Supremo ha condenado al Estado a indemnizar con 120.000 euros (20 millones de pesetas) a la viuda de un preso que intentó suicidarse en el hospital psiquiátrico penitenciario de Fontcalent (Alicante), tirándose desde lo alto de una canasta de baloncesto al patio de la prisión, en agosto de 1995. El preso, que sufría una esquizofrenia paranoide, quedó parapléjico y falleció cuatro años después.

Según la sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada Margarita Robles, a la producción del resultado dañoso contribuyó de forma trascendente la conducta del interno, producto de su tendencia suicida, pero la Administración penitenciaria no adoptó “unos cuidados especiales que hubieran podido evitar el intento de suicidio”. Así, concurrió un elemento de anormalidad en el servicio público prestado, hecho que determina por sí mismo la estimación del recurso.

En la valoración de la indemnización el tribunal ha tenido en cuenta la paraplejia de que quedó afectado el interno y situación de su esposa, que quedó como única fuente de ingresos de sus hijos menores. La viuda reclamó 150 millones de pesetas, pero el tribunal ha concedido 20 (120.202 euros) actualizables desde la fecha de las lesiones en función de la inflación.

Fuente: El País