IV Jornadas contra la Tortura, Sevilla marzo de 2010

06/04/2010

Los días 5 y 6 de marzo de 2010, las 45 asociaciones que ahora forman parte de la renombrada COORDINADORA PARA LA PREVENCIÓN Y DENUNCIA DE LA TORTURA (CPDT), celebraron sus IV JORNADAS “CONTRA LA TORTURA”, para analizar los cambios ocurridos en los últimos años, valorar sus
implicaciones y renovar su compromiso de trabajo de la prevención, denuncia y erradicación de la tortura.

Documento de Conclusiones

Anuncios

La Cofradía del Cristo del Perdón libera en Elche simbólicamente al preso indultado

23/03/2009

04-04-2007

La Cofradía del Cristo del Perdón de Elche efectuó anoche en la plaça de Baix el acto de reinserción pública de un preso indultado el pasado viernes por el Consejo de Ministros. El reo, de 41 años y natural de Catral, había sido condenado a cuatro años de cárcel por un delito contra la salud pública del que ya había cumplido tres en Fontcalent. La imagen del Cristo estuvo un año más escoltada por la Legión y efectuó su habitual encuentro con la Hermandad de Mater Desolata. La novedad del Martes Santo fue la aparición en la calle de la nueva Hermandad de la Lanzada. También hicieron estación de penitencia por las calles de Elche las Tres Marías, La Caída y La Verónica.

Fuente: Información


19-03-2008

El preso de Fontcalent y natural de Elda que recibió el indulto del Consejo de Ministros el pasado viernes, fue liberado simbólicamente anoche en la plaça de Baix en un acto tradicional de la cofradía del Cristo del Perdón.

Fuente: Información


Cartagena ingresa en la prisión de Villena tras pedir cumplir su condena

23/03/2009

18-07-2008

El ex conseller de Obras Públicas pasa su primera noche preso en el módulo de Enfermería al sufrir una crisis de ansiedad después de la cena

P. G. /P. C./ J. A. M. Con ropa de sport y aparente tranquilidad. El ex conseller de Obras Públicas, Luis Fernando Cartagena, ingresó el miércoles por la tarde en la prisión de Villena para cumplir la condena de cuatro años por malversación de fondos públicos y falsedad documental a la que fue condenado el 14 de marzo de 2002 por la Audiencia provincial y confirmada dos años después por el Tribunal Supremo. Cartagena tuvo que pasar su primera noche en la enfermería del centro tras sufrir una crisis de ansiedad tras la cena.

El ex conseller de Urbanismo en la etapa de Eduardo Zaplana y ex alcalde de Orihuela llevaba cuatro años esperando a que el Gobierno aprobara su indulto, pero esta petición fue rechazada por el Consejo de Ministros el pasado 23 de mayo. Tras esta negativa, Cartagena pidió que se le conmutara un año de prisión por una multa. La Audiencia lo rechazó el 12 de julio y emplazó al procesado a que indicara la fecha en la que deseaba ingresar en prisión. El miércoles, el procurador de Cartagena presentó un escrito ante la Sección VII de la Audiencia indicando que quería comenzar a cumplir la pena de inmediato. Esa misma tarde ingresaba en el centro penitenciario de Villena, que es el que tiene asignado la Audiencia para enviar a sus penados (Fontcalent está destinada para presos que todavía no han sido juzgados).

El ex dirigente popular todavía tiene pendiente otro proceso por delito fiscal por el caso de las primas únicas, en el que se enfrenta a una pena de tres años de prisión. Se trata del primer conseller de la Generalitat Valenciana que ingresa en la cárcel en los últimos treinta años.

Cartagena llegó al penal sobre las ocho de la tarde acompañado por su abogado. Vestía ropa de sport y como equipaje llevaba una bolsa en la mano. El abogado no pudo entrar en el recinto y se quedó en la puerta mientras el personal de la prisión trasladó al ex conseller al interior. En el momento de acceder al recinto penitenciario, Cartagena coincidió con otros reclusos con los que estuvo conversando animadamente mostrándose muy dicharachero. Las fuentes penitenciarias consultadas por este diario destacaron su “aplomo” en esos momentos, por lo que consideran que su “adaptación a la vida en presidio va a ser rápida”. A continuación fue confinado en el departamento de Ingresos compartiendo celda con un interno de confianza y buen comportamiento penado por delitos no violentos. Se trata de un procedimiento habitual para proporcionar apoyo moral a quienes pisan por vez primera una cárcel.

Tras la cena, cuando estaba acostado en la litera de su celda, el ex alcalde de Orihuela se mostró repentinamente indispuesto y mareado, por lo que su compañero avisó a los funcionarios. Éstos fueron los encargados de acompañarlo a la Enfermería, donde lo visitó un médico que pudo certificar que se trataba de una crisis leve de ansiedad que pudo haber venido desencadenada por la tensión nerviosa acumulada en los días previos a su ingreso.

En la Enfermería permanecía ayer pero es previsible que a lo largo del día de hoy reciba el alta y sea trasladado al Módulo 7. Esta zona de la prisión se denomina Módulo de Educación y Respeto (MER). En este privilegiado pabellón cumplen condena alrededor de 140 internos. Ingresar en un departamento de estas características implica una serie de ventajas que llevan aparejadas una serie de obligaciones. Así pues, los presos que no cumplen las normas básicas de higiene, orden, limpieza, trabajo, actividades, buena actitud y buen comportamiento acaban siendo expulsados a un módulo de régimen ordinario. Curiosamente, en el MER 7 se encuentra otro cargo público, el ex alcalde de Pego, Carlos Pascual, condenado a seis años por delito ecológico y contra el medio ambiente que cometió en el marjal Pego-Oliva. Este diario pudo hablar con Pascual en diciembre mientras asistía a una clase de inglés que impartía otro compañero de presidio y ya entonces comentó que “esto del MER es un mundo aparte porque se busca conseguir precisamente el objetivo de todas las cárceles, que es la reeducación y reinserción de quienes terminamos en ellas por un motivo u otro”, comentó para destacar que “aquí impera el compañerismo y los problemas que puedan surgir entre nosotros los resolvemos hablando y no en el ´tigre´ y con los pinchos como ocurre en todas las cárceles”. De todo ello tendrá tiempo de sobra para hablar con el nuevo inquilino de módulo.

El delegado de UGT, José Luis Guerrero, denunció ayer que Luis Fernando Cartagena “ha recibido un trato de favor descarado por parte de la dirección” y destacó que es “una vergüenza” que fuera trasladado pocas horas después de su ingreso al departamento de Enfermería alegando que se sentía mal y sufría “ansiedad”. Además, indicó que el director de la prisión fue a última hora de la mañana de ayer a la Enfermería y se entrevistó en un despacho con el ex conseller, algo inusual con otros reclusos, según el dirigente sindical.

Fuente: Información


EL ex alcalde de Pego podría obtener el régimen abierto penitenciario en junio de 2009

23/03/2009

12-03-2009

Benidorm (Alicante).- El ex alcalde del municipio alicantino de Pego, Carlos Pascual, en prisión desde mayo de 2007 por un delito medioambiental, “podría obtener” a mediados de este año “el régimen abierto penitenciario”, según han informado fuentes judiciales.

Pascual está condenado a una pena de seis años de cárcel, que actualmente cumple en el centro penitenciario de Villena (Alicante), por un delito ecológicos de carácter medioambiental en 600 hectáreas del parque natural de la marjal Pego-Oliva entre 1996 y 1998.

Las citadas fuentes han informado que el ex alcalde mantiene “una conducta extraordinaria” en la citada prisión y que a finales de mayo cumplirá “un tercio de la condena”, lo que le permitiría “acceder al régimen abierto”, modalidad de cumplimiento alternativo a la estancia en un centro penitenciario.

En enero de 2004, la Audiencia de Alicante condenó al ex alcalde -que encabezaba un partido independiente- a seis años de prisión y seis de inhabilitación, así como al pago de 7.920 euros, por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, quebrantamiento de medida cautelar, y atentado a funcionario público en la persona del director del parque, Vicente Urios.

Pascual ha comparecido hoy ante el magistrado del Juzgado de lo Penal número 3 de Benidorm para responder a un presunto delito de prevaricación por unos hechos ocurridos en 2001.

Según el relato del auto, Pascual abrió un expediente disciplinario a 18 policías locales y al sepulturero municipal por acudir participar en una concentración vecinal.

Fuente: Soitu


El ex alcalde de Bigastro sale de la cárcel a petición del fiscal

22/03/2009

07/01/2009
El socialista José Joaquín Moya estaba en prisión por los supuestos delitos de prevaricación, cohecho, contra la ordenación del territorio y malversación de caudales públicos

EZEQUIEL MOLTÓ – Alicante –

El ex alcalde socialista de Bigastro, José Joaquín Moya, ha salido de la cárcel de Fontcalent (Alicante), donde ingresó a finales de octubre por los supuestos delitos de prevaricación, cohecho, contra la ordenación del territorio y malversación de caudales públicos. El auto del Juzgado número 3 de Orihuela, que instruye la causa, ha acordado la “libertad sin fianza” del ex primer edil “a petición del fiscal”, han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

La juez que dirige la investigación por la supuesta trama de corrupción político empresarial en el Ayuntamiento de Bigastro, municipio de unos 8.000 habitantes al sur de Alicante en la Vega Baja, ha imputado a 11 personas, entre ellos cuatro empresarios y otros cuatro ediles socialistas. Todos estaban en libertad con cargos, menos Moya, que fue detenido el 28 de octubre pasado y tres días más tarde fue encarcelado en Fontcalent, donde ha cumplido dos meses de prisión .

Fuente: El País


Inmigración: La discriminación antes, durante, y después del paso por las cárceles

19/03/2009

02-04-2009

La construcción del mito de la peligrosidad de los inmigrantes

Giulio Tinessa (sociólogo y experto en migraciones)

La creciente presencia de extranjeros en las cárceles españolas es utilizada para reforzar el estereotipo de su “peligrosidad social”. Sin embargo, se trata de una lectura superficial que oculta las verdaderas causas.

Desde hace ya algunos años, la relación entre inmigración, delincuencia y sistema penal es un tema muy debatido y controvertido de la agenda política europea. Sin embargo, en momentos de plena campaña electoral como la vivida en el Estado español hace unas semanas, hemos escuchado una lectura superficial de las cifras que se manejan, sobre todo cuando se relaciona el número de inmigrantes entre rejas con la población inmigrante en general para reforzar el estereotipo de su “peligrosidad social”.

En las cárceles españolas hay alrededor de 68.000 personas reclusas, de las cuales el 36% son inmigrantes, cuando estos últimos constituyen poco más del 10% de la población total, proporción que se repite en casi todos los países de Europa occidental. ¿Significa eso que los recién llegados son más peligrosos? Varios estudios sobre las causas de esta sobrerrepresentación ofrecen una lectura alternativa.

La casi totalidad de los delitos cometidos por extranjeros está relacionada con el tráfico de drogas en pequeña escala y con los hurtos, acciones vinculadas más a una situación de precariedad social y económica que a una supuesta subcultura violenta o a un modelo cultural retrasado. Dicho de otra manera, no se puede demostrar ninguna tendencia a delinquir relacionada con el fenómeno migratorio, por el contrario es evidente el carácter instrumental de estos delitos, ante la necesidad de encontrar los medios de subsistencia negados por el mercado de trabajo, y más en general, por una regulación de corte básicamente represiva de la inmigración. Lejos de la imagen mediática y política de una cárcel repleta de asesinos y violadores “extranjeros”, la realidad es más cercana a la prisión como lugar de aislamiento y de condena de los que son empujados al margen de la vida económica y social. Y esta inestabilidad marca toda la experiencia carcelaria de los inmigrantes.

La imposibilidad de pagar una defensa de calidad, junto a hipotéticos indicios de poder eludir la justicia, hacen que los juicios se vuelvan una acción mecánica y rutinaria, en la cual no se está juzgando sólo el delito, si no una serie de variables socio-económicas. No extraña, entonces, que la tasa de las personas extranjeras en condición de preventivo sea más del doble de la población autóctona, llegando hasta extremos de dos años de cárcel sin que se haya celebrado el juicio, y que las condenas sean más largas sobre todo en el caso de inmigrantes irregulares.

Dentro de las cárceles

En el interior del ámbito carcelario, la situación se hace todavía más dramática: desamparo, falta de información y asesoramiento sobre los procedimientos penales, imposibilidad de reivindicar las prestaciones a las cuales tiene derecho cada recluso, necesidad de actuar como un “buen inmigrante preso” para lograr los beneficios que los funcionarios penitenciarios conceden a su total discreción: son estos los aspectos destacados por las investigaciones realizadas en el interior de los penitenciarios. A eso, hay que añadir una explotación de la fuerza laboral extranjera: debido a la falta de recursos económicos, los inmigrantes tienden a monopolizar los llamados “destinos de pago”, trabajos en el interior de la prisión que van hasta las diez horas laborales cotidianas por un sueldo que pocas veces supera los 400 euros por mes.

Por otro lado, la oferta formativa y profesional de la institución penitenciaria, o sea cursos de idioma y talleres profesionales, es caracterizada por una permanente falta de recursos y por la baja capacitación laboral, ya que casi el 90% del presupuesto penitenciario se gasta en tareas de seguridad. Y tampoco resulta ser de gran utilidad para la inserción laboral de los inmigrantes, puesto que todos los títulos eventualmente obtenidos llevan el sello de la prisión, juntando de tal manera el estigma todavía muy difuso que acompaña a los ex presos con la condición de inmigrante.

En el momento de salir de la cárce
l, es cuando la situación se vuelve paradójica: aparte de la orden de expulsión que automáticamente se otorga a los extranjeros condenados y que sólo en muy pocos casos se hace efectiva, al salir de la cárcel los inmigrantes, no pueden, según la Ley de Extranjería, obtener permiso de residencia o trabajo justamente por tener antecedentes penales y hasta que estos últimos no se hayan prescrito. Eso significa reproducir aquellas causas que, en la mayoría de los casos, han llevado a los inmigrantes a caer en la “tentación” del delito, obligándoles a una invisibilidad que les deja pocas alternativas para cumplir con su proyecto migratorio y perpetrando, de esta manera, el círculo vicioso entre precariedad socio-económica y sistema penal.

Así se construye el mito de la peligrosidad social de los inmigrantes y se manifiesta la voluntad, por parte de los aparatos políticos, económicos y sociales de luchar contra pobres y minorías, de encerrarles donde no se les pueda ver y donde no puedan perturbar el orden social constituido, y no actuando contra la pobreza. Un ladrillo más en la edificación de la Europa fortaleza.
Fuente: Diagonal


El jurado sólo ve una «negligencia» en el policía de Benidorm acusado de un crimen

19/03/2009

21 de agosto de 2007
El policía confiesa que se autolesionó para simular el robo y la defensa propia

El policía local de Benidorm que mató el sábado de un disparo a un joven ingresó ayer en Fontcalent tras confesar que se autolesionó para simular un intento de robo.

Fuente: Información


27-02-09

El tribunal popular confirma que disparó a un joven en su casa en un «forcejeo» El agente podría salir en breve de prisión</strong

MANRIQUE C. SÁNCHEZ | ALICANTE

El jurado popular dictaminó ayer que el policía local de Benidorm acusado del crimen del joven madrileño David Carvajal sólo cometió una «negligencia» al matarle de un disparo con su arma reglamentaria en el trascurso de un forcejeo en su casa el 18 de agosto de 2007, según el veredicto, al que ha tenido acceso este diario. El agente, Francisco Javier S. M., de 30 años, cumplirá así una pena mínima y podría salir en breve de prisión.
Por unanimidad, los nueve miembros del jurado consideran que la actitud del acusado fue imprudente, ya que tenía la pistola cargada y lista para disparar en su vivienda, aunque reaccionó a las amenazas de la víctima con un cuchillo.
Francisco Javier S. M. había declarado en la primera sesión del juicio que tenía el arma en la mesita de noche de su casa «por la ola de inseguridad que había en el bloque» y que disparó de forma fortuita al mantener un forcejo con David después de que éste le amenazara con un cuchillo.
Luego trasladó el cadáver al interior de su domicilio, ubicado en la avenida Beniardá, y limpió la escena del crimen antes de avisar a la Policía Nacional.
Su mujer, que le había alertado de que alguien estaba merodeando en la terraza de casa, le ayudó en esa tarea, tal y como admitió ella misma ayer. Con su declaración trató de exculpar a su marido al señalar que David mostraba una «actitud agresiva» y le estaba insultando. Los amigos del fallecido, sin embargo, sostienen que salió de la casa donde estaban pasando el fin de semana, contigua a la del procesado, vestido sólo con unos pantalones de deporte. No tienen tampoco constancia de que fuera armado.
No obstante, los investigadores sí encontraron un cuchillo. Un vecino de Francisco Javier afirmó durante esta segunda sesión de la vista que podría ser uno de los que él suele dejar en una especie de huerto que cultiva en su terraza.
Tras escuchar el veredicto, la Fiscalía solicitó para el policía una pena de cuatro años de cárcel, mientras que el abogado de la defensa, Agustín Ribera, reclamó que se le compensara el tiempo que ha estado ya en la cárcel.
El magistrado de la Sección Primera Alberto Facorro deberá fijar ahora la condena y dictaminar, asimismo, si declara al Ayuntamiento de Benidorm responsable civil de las indemnizaciones que corresponden a la familia del fallecido, pues el funcionario municipal sacó el arma de dependencias policiales sin la debida autorización.

Fuente: La Verdad


21/08/2007
La juez cree que el policía que mató a un hombre en Benidorm se autolesionó

SERGI CASTILLO – Benidorm

El policía local de Benidorm que en la madrugada del sábado mató a un hombre ebrio, de 32 años, que se coló en su casa por la terraza, ingresó ayer en la prisión de Fontcalent (Alicante). La investigación baraja la hipótesis de que el agente se autolesionó para fingir un ataque que justificara su reacción, según fuentes cercanas a la misma. El policía fue encontrado junto al hombre muerto con varias heridas leves de arma blanca. El agente está acusado de un presunto delito de homicidio y el Ayuntamiento de Benidorm le ha suspendido de empleo y sueldo.

Fuente: El País